Estrés Laboral.

El estrés laboral favorece la arteriosclerosis y los infartos

Por Valeria Román para Clarin

Una investigación demostró que los que se preocupan demasiado tienen un 46% más de posibilidades de que se dañen sus arterias. Otro, que aumenta en un 32% el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Apuros para entregar los trabajos. Llamados incesantes. Reproches de jefes y discusiones. Excesos de horas en el trabajo. Todo suma para disparar el estrés y así aumentar las chances de sufrir una enfermedad cardiovascular, desde la arterioesclerosis hasta un infarto o un ataque cerebral. Ya está comprobado que el estrés laboral aumenta hasta el 46 por ciento el grosor de las arterias del organismo humano, una condición que puede a su vez desencadenar los males cardíacos.

Como ahora intentan atacar a los factores de riesgo, el estrés laboral pasó a ser uno de los focos del XVI Congreso Mundial de Cardiología, que se inauguró en Bs. As. y cuentó con la asistencia de más de 15.000 especialistas de 100 países.

Están muy preocupados porque las enfermedades cardiovasculares matan a 17,5 millones de personas por año y los números podrían crecen globalmente.

Como el sedentarismo o la hipertensión, el estrés pasó a ser uno de los factores de riesgo cardiovascular y será el tema de algunas sesiones del congreso que debatirán varios estudios. Uno de los estudios que se presentará demostró que provoca el aumento del 46 por ciento en el engrosamiento de las arterias, según la investigación de la Escuela de Salud Pública de Berkeley, Estados Unidos. La combinación del estrés asociado a un trabajo muy demandante se traduce en el engrosamiento de las paredes arteriales, que llevan a obstruir el flujo sanguíneo. El estudio se hizo con 591 hombres, de entre 42 y 60 años.

Por otra parate, en Londres, Inglaterra, se estudió a 10.308 empleados públicos, que tenían entre 35 y 55 años. Se encontró los que padecían estrés laboral aumentaban el 32 por ciento el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

También determinaron que los más estresados tenían menos tiempo para hacer actividad física y comer bien, pero también mostraban signos de cambios bioquímicos.

"Las evidencias científicas nos muestran que el estrés laboral puede llevar a infartos, y es un tema delicado: los empleados podrían hacerle juicios a las empresas si sufren un infarto en el trabajo", dijo a Clarín Néstor Vita, especialista en estrés y cardiología y vicepresidente del congreso mundial.

"El estrés psicológico actúa por dos caminos distintos -explicó Noel Bairey Merz, directora del Centro de Prevención y Rehabilitación Cardíaca del Centro Médico Cedars-Sinai, de los Estados Unidos-. En forma indirecta, el estrés se asocia a una pobre adherencia a estilos de vida saludables y a los tratamientos médicos; en forma directa, el estrés ocasiona la constricción de los vasos sanguíneos, una mayor formación de coágulos sanguíneos, presión arterial elevada, una mayor resistencia a la insulina y diabetes".

¿Cómo enfrentarse al estrés cuando el trabajo es exigente? El doctor Vita reconoce que la solución no es sencilla. "Por eso la estamos debatiendo en este congreso. Por empezar, hay que reconocer que el estrés es un problema para la salud. En segundo, lugar, se lo debe tratar con distintos especialistas con psicoterapia, actividad física regular, y técnicas de visualización que producen relajación. En algunos casos, se necesita medicación, como ansiolíticos".

"El cambio de estilo de vida, difícil de obtener, debe ser el objetivo final de todo tratamiento, lo que significa un correcto manejo de la carga laboral, del tiempo y del dinero", asegura el doctor Vita.

Y agregó: "La necesidad de descanso semanal -fines de semana- y anual -vacaciones- es muy importante, y una de las formas de lograrlo es reforzando tanto los lazos interpersonales y familiares".




Ing. Hugo Pagliotti:
El Seminario de Calidad de Vida y Manejo de Estrés conducido por Mara, es una oportunidad que abre la puerta para el reencuentro de cada persona con sigo misma...
© Copyright Mara Diz Management Consulting. Todos los derechos reservados